El número de torrefactoras ha crecido de 18 a 45 en siete años.

Muchos de los 10,000 caficultores puertorriqueños que antes sólo se dedicaban a cultivar el grano, han diversificado sus operaciones para incluir todos los procesos hasta el punto de empaque y venta de marcas propias.

En el 2000 sólo había 18 compañías torrefactoras. En menos de siete años ese número ha crecido a 45, produciendo un total de 110 marcas, dijo Alfonso Pérez, subdirector del Programa de Compraventa de Café de la Administración de Servicios y Desarrollo Agropecuario (ASDA), agencia adscrita al Departamento de Agricultura.

Continuar leyendo en ElNuevoDia.com